Análisis: Donkey Kong (NES, 1986)

Hoy quiero analizar uno de los juegos más importantes de la industria, en su versión de NES. Con ustedes, el gorila burro.

HACE CASI 28 años, un gorila furioso se subió a una construcción a medio terminar con una chica como rehén. Esto fue una tremenda noticia, todo el mundo estaba pendiente de lo que pasaría con aquella indefensa joven, que no había sido identificada. Pero su novio, conocido como Jumpman, no puede esperar a que los equipos de rescate actúen, así que decide encarar a aquel gorila burro por sí solo. Así comienza este clásico llamado Donkey Kong.

Generalidades

Donkey Kong es un juego creado por Nintendo en un momento crucial para la vida de esta compañía en América. Esto porque la empresa nipona necesitaba recuperarse del fracaso sufrido con un juego llamado Radar Scope. Entonces, le pidieron a don Shigeru Miyamoto, un novato en aquella época, que diseñara un juego que pudiera solucionar el problema. Así surgió Donkey Kong, que fue, en cierta forma, el salvavidas que Nintendo necesitaba.

Originalmente fue lanzado para máquinas arcade en 1981, pero años después se realizó una versión para NES, lanzada en Estados Unidos en 1986, que es la que analizaré en este artículo. Es un juego de plataformas (imagino que uno de los primeros) que marcó el inicio de la exitosa carrera de Mario. Permite hasta dos jugadores, pero alternando turnos.

Conocí este juego justamente en su versión arcade hace muchos años, en 1996, en la ciudad chilena de Lebu. En aquella oportunidad fui a visitar a unos primos, y cierto día que salimos a caminar pasamos por un local de videojuegos. Allí gasté unas cuantas monedas intentando rescatar a la chica de las garras de ese perverso gorilón, y recuerdo que me fue bien… hasta que se me acabó la plata, jejeje…

Historia

La historia es archiconocida, y la verdad es que no es muy profunda. Sólo me queda traducir lo que dice el manual de Donkey Kong sobre la trama:

¿Puedes salvar a Pauline de las garras de Donkey Kong? Ayuda a Mario a escalar la construcción para salvar a su novia, Pauline. Esquiva las bolas de fuego y los barriles que Donkey Kong lanza por rampas y escaleras para frustrar tus esfuerzos.

Creo que a principios de los ’80, lo que menos importaba en un juego era su historia.

Empezando…

Al iniciar la sesión de juego, aparece la ya clásica pantalla con fondo negro, el color predominante en el background de los juegos de aquella época. Las opciones no son muchas: podemos elegir si jugaremos solos o acompañados, y si lo haremos en modo principiante (A, beginner) o experto (B, expert).

Un compañero de universidad al que le encantaba Donkey Kong Country, de Super Nintendo, no tenía idea de la existencia de este juego. Cuando se lo mostré en su PC (gracias al milagro de la emulación), no podía creer que este, Donkey Kong para NES, tenía el mismo tema inicial que el de SNES. Claro, debemos obviar la calidad del sonido, pero la melodía es la misma. ¿No lo sabías? Échale un vistazo al original y escucha.

Dinámica de Donkey Kong

Bien, luego de pasar un laaaaaaargo rato configurando lo que será esta aventura con olor a arcade, empezamos a jugar. ¿Y cómo se hace? Pues lo cierto es que esto tiene menos ciencia que un estornudo: con el botón A hacemos que Mario salte, que es lo único que sabe hacer por ahora (ya intuyen por qué se llamaba Jumpman, ¿cierto?); y con la cruceta lo movemos de lado a lado… y también logramos que suba y baje escaleras. Simple. Tan simple, que para muchos es fome.

Pero hay una cosa que no debemos olvidar, estimados lectores. Estamos hablando de un título creado originalmente en 1981, una época donde los juegos de recreativas (como les llaman en España a las máquinas arcade) eran en su mayoría del tipo “matamarcianos”, es decir, donde lo único que había que hacer era mover una nave de derecha a izquierda y destrozar tus dedos contra un botón rojo para dispararle al montón de naves enemigas que se te tiraba encima. Creo que eso es más fome aun.

Entonces, estamos hablando de un juego que marcó un antes y después en la historia, tanto de la industria de los videojuegos como de la compañía nipona Nintendo. Es el juego que sirvió de trampolín para el ahora famoso Shigeru Miyamoto, un genio del área.

Pero no nos alejemos del tema, que es la dinámica de Donkey Kong. Al comenzar el juego, vemos al gorilón en lo más alto de la construcción. Detrás de Mario, en la izquierda de nuestra pantalla, hay un tambor de aceite. Por si te llama la atención saltar encima, hazlo bajo tu propia responsabilidad.

La dificultad del juego está en que DK no estará tranquilo esperando a que vayamos a rescatar a Pauline, sino que, como leíamos en la historia, hará lo imposible por acabar con Mario. Por ejemplo, lanzará contra nosotros un sinfín de barriles, y a veces hasta lo hará contra ese tambor de aceite para intentar que el fuego nos devore… Mmm… parece que el juego no es muy sano, jajaja…

Sin embargo, pese a toda esa extraña e injustificada rabia de Kong contra nosotros y a la enorme cantidad de barriles que nos lanza, no estamos solos. Tenemos a nuestro alcance algunos mazos que nos permitirán acabar con los barriles y, aunque parezca extraño, apagar el fuego.

En cada nivel hay ciertos artículos que pertenecen a Pauline, y si los recolectamos, recibiremos puntaje extra. También recibiremos puntaje por cada barril que saltemos o destruyamos con el mazo, así como por cada llama de fuego que apaguemos con él.

En la esquina superior derecha de la pantalla tenemos tres indicadores (ver imagen). El primero es M (Marios), que nos muestra cuántas vidas nos quedan. El segundo es Bonus, que es el puntaje que recibiremos como premio al finalizar la etapa. Comienza en 5.000 y va disminuyendo a medida que pasa el tiempo. Y por último, tenemos el indicador L (Loops), que nos recuerda cuántas veces hemos finalizado el juego.

La versión de Donkey Kong para NES tiene tres niveles, contrariamente a la original, que tiene cuatro. Y si alguien se pregunta: “¿Por qué tengo que rescatar tantas veces a Pauline?”, la respuesta nos queda bien clara en la versión de recreativas. Ahí se nos muestra que luego que llegamos a la cima del nivel, Kong se lleva a la chica subiendo por las escaleras que están a su lado. Por lo tanto, sólo rescatamos a Pauline al final de la última etapa.

Gráficos

Visualmente, Donkey Kong debió de ser un boom. Aunque sólo estoy suponiendo, ya que cuando se lanzó la versión original, yo no existía. Los colores son nítidos, y cada personaje se distingue perfectamente uno de otro, además de los objetos en pantalla. Es fácil darnos cuenta qué cosas nos pueden hacer daño y cuáles no.

Revisando algunas screenshots de juegos arcade de aquellos años (principios de los ’80), he notado que los gráficos de Donkey Kong pudieran considerarse un pelín superior al promedio. Así que en cuanto a gráficos, este clásico está a la altura de lo que se esperaría de un juego de su época.

Música y efectos de sonido

Es cierto que Donkey Kong no se hizo famoso por su música, ya que es un tanto pobre. Sin embargo, la melodía de inicio del juego es muy reconocible. Eso en parte gracias a Donkey Kong Country, como en el caso de mi compañero de universidad del que hablé hace un rato.

Dos son los temas que se oyen mientras uno juega: un tema en el primer nivel y el otro en el tercero. Son de verdad simplones, pero no aburren… no porque sean entretenidos ni nada de eso, sino porque sencillamente casi ni se oyen. Esto se debe a que la melodía (que ocupa el canal de audio llamado triangle) se ve opacada por los efectos de sonido, como los pasos y saltos de Mario o los rebotes de los barriles que lanza Kong (sonidos que usan los canales square). Y en el segundo nivel me parece que no hay música, pues todos los canales se usan para efectos de sonido.

Este conflicto que hay entre música y efectos de sonido por ocupar los limitados canales de audio en la NES se repite en otros juegos, como Ice Climber, Lode Runner o Bomberman. Pero, aunque comprendo las limitaciones de hardware de esta consola, no perdono que las músicas de Donkey Kong estén todo el rato en el mismo acorde, sin variar nada en absoluto. Son repetitivas y monótonas, así que, en cuanto a música, lamento decir que este título no queda bien parado. Sr. Miyamoto, como músico es usted un excelente diseñador de videojuegos.

Los efectos de sonido son simpáticos, bien hechos, como los pasos de Mario o Donkey golpeándose el pecho… Pero sigo pensando en la música… Bueno, dejemos eso ya. Pasemos a ver los puntajes finales.

Puntaje

Gráficos: Para la época, fueron asombrosos. Son unos píxeles que han envejecido bien.

Sonido y música: Lamento ser tan drástico, pero aunque los efectos de sonido están bien hechos, la banda sonora es musicalmente muy pobre.

Jugabilidad: Es fácil manejar a Mario, y un juego de este estilo era algo demasiado novedoso para aquel tiempo.

Entretención: Estuve dubitativo entre si considerar el grado de entretención de 1981 o el de 1986, y me decidí por este último. Para la época, era muy entretenido.

General: Donkey Kong sigue siendo un respetado anciano dentro de los videojuegos, pero si su padre se hubiera dejado asesorar por un buen músico, hubiera sido mucho mejor.

Palabras finales

Este es un juego al que debemos aprender a valorar, no tanto por lo que nos pueda entretener hoy, sino por lo que significó en el pasado, por las horas de entretención que brindó a la generación que vino antes de nosotros. Donkey Kong es un título que vale la pena tener en tu colección si de verdad te gustan los juegos que no pasan de moda.

Sí, fui duro con la música, pero ese detalle no le quita el título de clásico a este juego, que le salvó la vida a Nintendo, que lanzó al estrellato a Donkey Kong, Mario y, por supuesto, a Miyamoto; y que aun hoy puede entretener con su simplicidad, esa simplicidad que trasciende generaciones.

URL corta: http://bit.ly/1YxOr3P  

URL corta copiada al portapapeles, lista para ser compartida 😁

Vale

Serie:
« Anterior Siguiente »

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. BIRC dice:

    Wow! Me encantan esos comentarios realmente extensos sobre juegos que a simple vista parecen tener muy poco para comentar. Realmente estás haciendo unos informes bastante interesantes, pero admito que debo leerlos de a pedazos por su extensión (lo que no me parece malo, sino al contrario).
    Si haces comentarios largos sobre juegos como este, no quisiera imaginar la magnitud de los juegos mas “complejos” XD

    Realmente, muy bueno, con un par de datos que yo no conocía y muy interesante.
    Más vale que sigas así Andalbor 😀

    Saludos desde “Reviews de los Clásicos”.

  2. Andalbor dice:

    Birc, muchas gracias por tu comentario. Realmente me animas a continuar con estos análisis, así como todos los que los leen y los comentan.

    Y sobre la extensión de mis artículos, créeme que no me doy cuenta hasta que termino XD Imagínate cómo sería un análisis de The Legend of Zelda o Final Fantasy, jajaja…

    Y debo confesar que me entraron las ganas de analizar mis juegos cuando conocí tu blog, así que tú tienes la culpa de todo, jejeje 😉 Pero es una culpa buena, no te preocupes.

    Saludos, Birc, y estamos a la espera de un nuevo review en tu blog.

  3. sonicxd dice:

    Muy buen análisis, felicitaciones y respecto a Donkey Kong es un verdadero clasico uno de los buenos juegos que se quedan en el sótano. Y pasense por http://www.clubnintendo08.blogspot.com

    ¡ Grande Andalbor !

  4. Andalbor dice:

    Hola, Sonicxd. Gracias por tu comentario, pero no me quedó claro eso de que Donkey Kong es “uno de los buenos juegos que se quedan en el sótano”.

    Vi que cambiaste la plantilla de tu blog. Sigue mejorando 😉

    Saludos y gracias por tu visita.

  5. Manuel Mora dice:

    ¡Excelente artículo! Este juego lo tenía en mi Atari 2600 (fue uno de los primeros) y con el pasé algún que otro rato en su época.

    ¡Saludos! 😀

  6. Andalbor dice:

    Gracias por tus palabras, Manuel. Yo he jugado al Donkey Kong de Atari, pero solo mediante emulación. Lo más cerca que he estado de un Atari 2600 fue un clon, el cual mencioné a la pasada aquí.

    Saludos 🙂

  7. Anonymous dice:

    Me ha gustado tu artículo mucho.

    Corrige lo de entretención por entretenimiento.

    Un saludo.

  8. Andalbor dice:

    Hola, Anónimo, gracias por comentar mi artículo; me alegro que te haya gustado 🙂

    Respecto a tu sugerencia, no veo razón para realizar el cambio. Revisé en el diccionario de la RAE y la palabra existe y es sinónimo de entretenimiento y diversión. Tal vez en el lugar donde vives la palabra entretención no se usa, pero acá en Chile es muy común 😉

    Un saludo y espero que regreses a Mi lado Nintendo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Radio MLN

Selecciona una de las siguientes plataformas para escuchar la Radio MLN.