Los amiibo: un negocio redondo

Los de Nintendo crearon una línea de negocio que les permite hacer mucha plata de manera fácil... Y aunque el negocio es suyo, no solo Nintendo genera dinero con él.

IMG_25712A MUCHOS nintenderos nos gusta tener figuritas de nuestros personajes favoritos de la Gran N. Personalmente, tengo algunas muy simpáticas, como las que se ven en la foto de aquí al lado. No las uso para jugar, porque ya estoy bastante viejo crecido para eso, pero sí sirven como objeto de colección. Coleccionar cosas es algo sobre lo que he pensado bastante, y hasta ahora no le encuentro ningún sentido ni objetivo en sí mismo: es simplemente acumular cosas que guardan alguna relación entre ellas. Sin embargo, a pesar de ello, lo hago igual, porque es entretenido tener cosas 😛

Aprovechando ese afán de coleccionismo, durante años ha habido empresas que han lanzado al mercado una infinidad de series de figuras coleccionables de Nintendo: la mayoría cuentan con la licencia original de la compañía, mientras que otras no tanto 😛 Pero ninguna de esas series se compara a una que actualmente está teniendo un éxito arrollador a nivel mundial, una que tiene su origen en los mismísimos cuarteles generales de Nintendo: se trata de los amiibo.

Un negocio redondo para Nintendo

Por si alguien no sabe lo que son los amiibo, le explico brevemente: son figuritas de personajes de Nintendo que pueden interactuar con las últimas consolas de la compañía mediante la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC, por sus siglas en inglés). La idea es que a través de esa interacción se puede activar diferentes funcionalidades en algunos títulos de Wii U y Nintendo 3DS. Por ejemplo, si usas un amiibo de Luigi en Mario Kart 8, puedes hacer que tu Mii corra las carreras con la ropa del fontanero. O si lo usas en Super Smash Bros. para Wii U, puedes hacer que Luigi entre en la batalla para luchar a tu favor e ir aprendiendo habilidades. Puedes encontrar más información sobre los amiibo en el sitio oficial de Nintendo 🙂

amiibo-megamanPero aunque hasta ahora no son muchos los juegos que tienen compatibilidad con estas figuras, de todas maneras estas se han vendido como pan caliente. Basta con decirles que a finales del año pasado (luego de dos meses desde su lanzamiento), ya se habían fabricado y distribuido 5,7 millones de figuras, muchas de las cuales ya se han vendido. A estas alturas no me extrañaría que esa cantidad ya haya sido superada.

Yo trato de imaginar la cantidad de dinero que mueve este sub-negocio creado por Nintendo. Si una figura se vende por USD 12,99 en el mercado minorista de Estados Unidos, puedo suponer -asumiendo un 30% de margen de ganancias para ellos- que Nintendo les vende cada amiibo a USD 9,99. Aplicando la misma regla del 30%, de esos USD 9,99, Nintendo debe ganar cerca de USD 2,3 por cada amiibo fabricado y vendido. Como ya mencioné en el párrafo anterior, Iwata afirmó que se han fabricado y vendido a los minoristas 5,7 millones de figuras. Eso daría unas ganancias aproximadas de USD 13.167.000 hasta la fecha. Ojo, que serían ganancias, no ingresos. Es decir, serían 13 millones de dólares que se fueron directamente a las arcas de la Gran N. Y aunque son números medio inventados, medio deducidos, de todas formas esto es un negocio redondo por donde se le mire.

¿A qué se debe tanto éxito? ¿Por qué será que hasta yo me compré dos amiibo, sin tener un juego donde se aprovechen bien? No creo que sea porque los jugadores hayamos estado esperando una nueva forma de interactuar con nuestra consola y las muchas posibilidades que pone esto sobre la mesa. ¿A qué se debe tanto éxito? ¿Por qué será que hasta yo me compré dos amiibo, sin tener un juego donde se aprovechen bien?Creo que la principal razón es el afán coleccionista del que ya hablé al principio, el cual es muy fuerte.

Tan fuerte es, que hay casos de quienes compran amiibo y jamás los abren, los dejan sellados y los usan sin sacarlos de la caja, todo sea para que su personaje no se estropee ni pierda valor. Pero no es porque no quieran que se eche a perder y así no puedan usarlo en su juego favorito, sino, más que nada, porque la figura tiene un valor de colección en sí misma. Nintendo sabe el arrastre que tienen sus personajes, así que lejos de ser producto del azar, este éxito es el resultado de un movimiento muy bien pensado por los japoneses. Aunque igual se muestran sorprendidos, pues las ventas han superado ampliamente sus previsiones. En fin, como varias veces se ha dicho, Nintendo lo hizo de nuevo.

Pero… ¿será solo Nintendo la que obtiene beneficios de sus amiibo, o habrá alguien más que también lo hace?

Un negocio redondo para alguien más

Como decía hace un par de párrafos, el espíritu de coleccionismo es muy fuerte. Nintendo lo sabe, pero no son los únicos: también lo saben los revendedores.

De todos es sabido que la demanda por estas figuras superó totalmente la oferta. Las reservas se agotaron casi instantáneamente y muchos se quedaron sin poder comprar su amiibo tan esperado. Podríamos culpar de esta escasez a Nintendo, y claro, son los principales responsables. Pero también tienen mucho que ver los revendedores, quienes reservaron grandes cantidades de estos productos para luego ofrecerlos en el mercado informal a precios mucho mayores que los iniciales.

Pongamos algunos ejemplos. En esta imagen se puede ver algunos de los amiibo que se venden en el sitio chileno de Mercado Libre. Inicialmente, y en el comercio establecido, estas figuras se vendían a $9.990 (unos USD 16). Vean los precios que están alcanzando ahora en el mercado informal:

El amiibo de Marth se vende a $44.000 (unos USD 71), el cuádruple de lo que costó originalmente. ¿Acaso no es este un negocio redondo también para los revendedores?

Un amiibo especial que fue lanzado hace poco es el de Mario de Oro, el cual se agotó muy rápido y, obviamente, ya se está revendiendo por todas partes. Personas que compraron tres o cuatro de estas figuras se quedan con una y venden las otras, no solo para recuperar dinero, sino para obtener una ganancia descarada. ¿Acaso no es este un negocio redondo también para los revendedores?Ese amiibo se vendió en Chile a $12.990, unos USD 21. En la imagen de arriba pueden ver que lo están revendiendo a $40.000 (unos USD 65), apenas una semana después de que estuvo en venta en las tiendas.

Yo puedo entender que un objeto raro, escaso o “edición coleccionista” se venda muy caro, sobre todo si está sellado de fábrica. Pero eso lo entiendo para artículos que ya tienen una buena cantidad de años, o al menos uno. Porque comprar algo hoy y venderlo mañana cuatro veces más caro de lo que costó… No sé, a mí no me parece algo agradable, por decirlo de manera suave.

Pero… ¿será que esto solo ocurre aquí en Chile?

Claro que no. Esto de las reventas no ocurre solo aquí. El bajo stock de amiibo es a nivel mundial, por lo que los revendedores han florecido por todas partes al amparo de una mal cálculo por parte de Nintendo, que no supo estimar bien la demanda de un producto que, a todas luces, iba a ser un éxito.

Acabo de hablar del alto precio que está alcanzando el amiibo de Mario de Oro aquí en Chile. Pues bien, créanme que pagar $40.000 (USD 65) por esta figura no es nada en comparación al precio que algunos revendedores estadounidenses le pusieron a este Mario “escaso y de colección”: más de $7.600.000 (USD 12.345,67). Una verdadera locura.

amiibo-mario-gold-ebay

Y así, eBay está lleno de revendedores que quieren pagar su carrera universitaria con un amiibo, y que creen que, en vez de figuras de colección, están vendiendo un auto del año. Y lo más chistoso es que el vendedor, en la descripción del artículo, destaca que el envío es gratis a todo el mundo. ¡Por favor, es lo menos que puede ofrecer por lo que está cobrando! Es más, creo que, por ese precio, debería ir a dejarlo personalmente a la casa del comprador, jajaja…

Claro está, a nadie se le obliga a comprar los amiibo a estos precios exagerados. El negocio redondo de los revendedores podría haber terminado hace mucho tiempo, pero este se alimenta de algo que es muy poderoso en algunas personas: el afán coleccionista. Y debo admitirlo, ese afán me llevó a comprar dos amiibo: Samus y Mario de Oro, pero ambos a precios normales, porque, de otra forma, no me los hubiera comprado.

¿Qué pasará a futuro?

En vista de la situación actual de los precios de estas figuras, cabe preguntarse si esta seguirá empeorando o si, por el contrario, aterrizarán algún día los precios. Creo que esto último podría ocurrir solo si Nintendo reabastece al mercado con más de las figuras que hoy están agotadas en casi todas partes. Aumentar la oferta es la única forma que se me ocurre para que la demanda se satisfaga y los precios vuelvan a la normalidad.

¿Qué creen ustedes? ¿Bajarán los precios una vez que Nintendo vuelva a lanzar los amiibo agotados, o volverán los revendedores a hacer de las suyas? Sea como sea, lo cierto es que los amiibo se seguirán vendiendo hasta agotar stock, porque se han convertido en un negocio redondo para Nintendo… y también para alguien más.

URL corta: http://bit.ly/1FhYGAs  

URL corta copiada al portapapeles, lista para ser compartida 😁

Vale

Serie:
« Anterior Siguiente »

También te podría gustar...

10 Respuestas

  1. Francisco Rïos dice:

    Tengo entendido que van a sacar tarjetas que cumplan con la misma función, creo que alguien dispuesto a pagar 40 lukas en un amiibo perfectamente podría haberlo comprado por preventa. Por otro lado me parece pésimo que se siga con la moda de Skylanders de tener que comprar un producto anexo para desbloquear x funciones en un juego pues si bien todavía no son funciones completamente vitales la idea es que no se vea tanto el gasto separando los productos.

    • Andalbor dice:

      No creo que las tarjetas tengan el mismo éxito que las figuras, pues el gran gancho para comprar estos artículos de tecnología NFC son justamente los personajes de Nintendo. ¿Qué gracia tiene una tarjeta frente a una figurita de colección? 🙂

      Respecto a lo de tener que comprar un producto anexo para desbloquear funciones nuevas en los juegos, creo que los amiibo no son tan terribles como parece ser en el caso de Skylanders (que no sé cómo funcionan, en realidad). Esto lo digo porque un solo amiibo funciona en varios juegos, no solo en uno. Es decir, el desembolso de dinero es solo uno, pero el uso que se le puede dar es variado. El amiibo de Samus que me compré, por ejemplo, funciona tanto en Mario Kart 8 como en Super Smash Bros., lo cual es una gran ventaja, ¿no lo crees?

      Muchas gracias por leer el artículo y dejar tu comentario 🙂 ¡Saludos, Francisco! 😀

      • jonnyxdoc dice:

        Definitivamente las tarjetas no tuvieron el mismo éxito que ahora tienen los amiibos. Si se acuerdan de las eCards y el eReader para GBA, sabrán a lo que me refiero. Muchas GBA se vendieron, pero no hubo una distribución tan grande de esos accesorios como pasa con los amiibos.

        • Andalbor dice:

          Cierto. Ahora bien, no me extrañaría que estas tarjetas amiibo lleguen a venderse a precios altos en unos años más como pasa hoy en día con dichos accesorios de GBA ?

          • JONNYXDOC dice:

            Con la tecnología de hoy, una tarjeta NFC tendría las mismas funciones que un amiibo. Pero Nintendo no ha querido sacar funciones amiibo en tarjetas, y por algo será. Pienso que probablemente sería debido a que si lo saca de esa manera, el valor de asociar “funciones extras” con “figuritas de coleczion ermanitoh oe zi” se perdería, por ende la gente pensaría “para qué necesito figuritas para cosas extra si tengo tarjetas, es más barato” y a eso sumarle que pueden haber maneras de replicar los códigos amiibo NFC, distribuirlos libremente por la red, bajarlos, escribirlos en una NFC tag y usar estas últimas con código amiibo. O también utilizar una tarjeta Bip para estos fines.

          • Andalbor dice:

            Pero las tarjetas amiibo ya fueron lanzadas. Mira https://www.nintendo.es/amiibo-/Informacion/Informacion-sobre-amiibo-932316.html

            Por otra parte, si yo me comprara más amiibo, seguiría eligiendo las figuritas, ya que son estas las que son coleccionables. Personalmente, las funciones extra que tengan en los juegos me da igual, jajaja, así que ¿para qué querría tarjetas? ¡Mejor son las figuritas! 😀

  2. Spike ThePenguin dice:

    La funcionalidad de los amiibos me parece una estupidez. No me imagino yendo a la casa de un amigo cargando un amiibo o paseando con una portatil y un amiibo ocupando espacio en mis bosillos. Aun así, me encantó la figura de Dedede y, aunque pensaba sacarla de su caja, la imagen grande que viene en el empaque encuentro que hasta la hace lucir mejor, jajaja. Para que una tarjeta me provocara el mismo interés tendría que ser tamaño poster :v

    • Andalbor dice:

      Jajaja, en realidad, hasta ahora no tiene mucho brillo comprar estas figuritas para usarlas. Lo más útil (?) que uno puede hacer con ellas es coleccionarlas, razón por la cual, al parecer, tú te compraste el amiibo de Dedede. Al menos esa fue la razón por la que me compré el de Samus y el de Mario de Oro 🙂

      De todas formas, para llevar un amiibo puede servir una mochila tal vez 😛

      Saludos 😀

  3. Shnow dice:

    Creo q es tal el nivel de odio que genera el q vendan los amiibos con sobreprecio, q sobredimensionan el nivel de acaparamiento de los revendedores, es cosa de ver como casi todas las ofertas de amiibo son de gente q ofrece uno o dos amiibos, y siempre de distintos personajes, había uno q tenía como 15 megahombres pero eran de una tienda q (supuestamente) los trajeron de afuera; eso no da para hablar de acaparamiento… Otra cosa es que el precio q se pide por los amiibos no necesariamente es el precio efectivo de venta, aunk no creo q sea una diferencia considerable… Tambien, en el caso q alguien compre 10, 20 amiibos, nada asegura q Nintendo no vuelva a producir y reabastecer el mercado;y por el lado de la demanda, podrás encontrar alguna persona q compre un amiibo a 20-30k… pero 10?…

    • Andalbor dice:

      No sé si “odio” sea la palabra más adecuada, pero sí que genera molestia en aquellos que no han podido comprar sus amiibo, pero ven que los revendedores le sacan una ganancia exagerada (hasta tres veces su valor original). Por otra parte, a lo que apunto aquí también es al descaro de comprar algo hoy a precio normal y revenderlo mañana a “precio de colección”, elevando artificialmente el valor de un objeto simplemente porque es algo “limitado”, como es el caso del amiibo de Mario de Oro. Noticias como esta hicieron que muchos vieran los amiibo que pronto serían “escasos y de colección” como un gran negocio, y creo que les ha funcionado, en parte por la especulación de si Nintendo realmente dejaría de producir unas figuras u otras.

      Por otra parte, el caso emblemático de la reventa, que creo que superó al de los amiibo, fue el del mes pasado: The Legend of Zelda: Majora’s Mask 3D, en su edición coleccionista con la figura de Skull Kid. Muchos se subieron al carro de la reventa, quizás viendo cómo se vendían los amiibo a un precio más elevado, llegando incluso a poner en reventa el juego el mismo día del lanzamiento a $100.000. Recuerdo un caso de un tipo que tenía 15 unidades y vendía cada una a $90.000, creo.

      Claro, la efervescencia por los amiibo y el Zelda ya han bajado considerablemente, pero de todas formas sigue siendo pan de cada día esto de la reventa, aunque ahora de una forma más solapada: muchos prefieren ofrecer sus amiibo para permuta, pero claro, a cambio de objetos mucho más caros que el precio original de la figura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Radio MLN

Selecciona una de las siguientes plataformas para escuchar la Radio MLN.