Ahora en Radio MLN

play_circle_filled
« Anterior Siguiente »

Creation: vida y obra de mi consola clónica de NES – Parte I

Mi difunta consola Creation ya tiene un artículo en el blog, pero ahora quise relatar su historia más en profundidad en una serie de artículos.

Hace muchísimos años, con mis hermanos compramos una magnífica consola pirata: la mítica Creation. Durante el tiempo que nos acompañó, vivimos muchas bonitas experiencias con ella, por lo que en este artículo que da inicio a la serie quiero contarles cómo fue que logramos comprarla y también un par de cositas más. ¡Comencemos! 😁

super-nes-mario-setEn 1994, mi padre nos regaló a mis hermanos y a mí una muy bonita consola pirata llamada Family Video Game. La disfrutamos mucho y le sacamos el jugo, pero en algún momento, probablemente en 1996, tomé la nefasta decisión de venderla para comprar una NES Top Loader con Super Mario Bros. 3. Sin embargo, el plan fracasó: vendí la Family pero no pude comprar la NES, por lo que nos quedamos sin nada en qué jugar.

Pasó el tiempo y nos volvieron las ganas de tener una consola, específicamente un Super Nintendo con el juego Super Mario All-Stars + Super Mario World. Aquellas ganas crecían cada vez que íbamos a las tiendas del centro y veíamos el juego en los televisores a modo de muestra. Era increíble ver el Super Mario Bros. con esos gráficos tan coloridos, y pensar en la posibilidad de conocer Super Mario Bros. 2 era fascinante… ¿Y qué sería ese Super Mario Bros: The Lost Levels? ¿De verdad a Nintendo se le habían perdido algunos niveles del Mario original y ahora por fin los habían encontrado? ¡Estábamos locos por comprar esa consola! Así que el objetivo estaba definido: comprar el Super NES Mario Set… aunque algo que no estaba definido era la forma en la que conseguiríamos el dinero, lo cual no era un detalle menor.

Consiguiendo el dinero

heladosLuego de pensar mucho, finalmente dimos con una idea: vender helados en bolsitas. Y aunque pueda parecer algo que no reporta muchas ganancias, lo cierto es que sí se gana dinero con un negocio así. De hecho, ya había varias casas vecinas donde se vendían estos helados. Eso implicaba una competencia fuerte, pero nosotros supimos diferenciarnos: hacíamos helados de sabores que los demás no. Teníamos de naranja, guinda, manzana, frambuesa y otros que no recuerdo. ¡Incluso teníamos de melón tuna! Recuerdo que iban a comprar de a 10 ó 20 unidades, incluso de noche… Qué buena idea fue ese negocio 🙂

No sé exactamente cuándo comenzamos a vender helados ni cuánto tiempo duró el negocio, pero tengo la sensación de que fue más de un año. Durante todo ese tiempo, fuimos juntando peso por peso todas las ganancias, con la esperanza de poder juntar rápidamente el dinero. Sin embargo, ustedes deben saber que en aquellos años un Super Nintendo era un producto muy caro, así que aquellas esperanzas se fueron diluyendo poco a poco al ver que no estábamos acercándonos a la meta a la velocidad deseada. Pero un día supimos algo que nos hizo salir del bajón anímico. ¿Qué fue?

En 1997, mi hermano mayor cursaba 3er año de Enseñanza Media, y en su curso estaban organizando un paseo para las vacaciones de verano, específicamente para enero de 1998. El viaje sería a una ciudad del norte de Chile llamada Iquique… ¡donde hay una zona franca! “Entonces, el Super Nintendo debería estar más barato allá“, nos dijimos con mi hermano. Al saber esto, nos pusimos manos a la obra y seguimos trabajando duro para juntar todo el dinero que pudiéramos hasta la fecha de su viaje.

libreta-1Finalmente, llegó el 5 de enero de 1998, día en que Cristian partió a Iquique, aquella ciudad que nos permitiría conseguir esa consola que tanto deseábamos. En aquellos años yo tenía una agenda donde iba escribiendo algunos hechos importantes que ocurrían en mi vida, así que obviamente la salida de Cristian al norte del país quedó registrada en ella, tal como pueden ver en la imagen adjunta.

Pero… ¿cuánto fue el dinero que pudimos recaudar después de tanto tiempo de trabajo? Nada más ni nada menos que… $20.000 (unos USD 40, creo). Eh… bueno, es cierto, no fue la cantidad que hubiésemos querido, pero fue gracias a nuestro esfuerzo y eso es muy valorable. ¡Ah! Y también fue gracias a una donación de mi hermano Francisco, que tenía apenas siete años. Él puso $215 (cerca de USD 0,5), así que le prometimos que él sería dueño de un botón de un control del Super Nintendo. Creo que con eso quedó contento 😂

Piratería china al rescate

En algún momento de su viaje, mi hermano llamó por teléfono a la casa, momento que aproveché para consultarle en qué estado se encontraba la compra. Ya habían pasado varios días desde su partida y yo estaba en ascuas, necesitaba tener noticias. Así que hablé con él, desarrollándose un escueto diálogo como el que sigue:

– ¿Y? ¿Pudiste comprar el Super Nintendo? -interrogé con ansias.
– No, están muy caros -me contestó, con un tono que mezclaba decepción y rabia.
– ¿A cuánto?
– $60.000 (unos USD 120).
– Buu… ¿y qué vamos a hacer?
– Mira, pregunté y fui a otra tienda y compré otra consola, con muchos juegos, pero es pirata.
– Ya, bueno, será -contesté, con resignación.

libreta-2Así que, al final, el sueño del Super Nintendo de deshizo por completo. Pasó el tiempo y el 15 de enero Cristian estaba de regreso. Ese día tomé la agenda que ya les comenté y, con un sarcasmo que denotaba mi decepción, escribí lo que se ve en la foto.

Recuerdo que Cristian llegó de noche, así que es muy probable que yo haya escrito aquel comentario sin siquiera haber visto la consola, lo cual explicaría lo despectivo que fui al referirme a ella como “sólo un ‘pirata'”. Así que me fui a acostar, pensando en lo genial que hubiera sido tener un Super Nintendo con todos los Marios habidos y por haber en vez de una consola china.

Pero no pasaría mucho tiempo hasta que me diera cuenta de lo grandioso que era ese aparato chino que yo miré a huevo en un principio, aunque primero tenía que ocurrir algo que nos tuvo en la más completa desesperación y al borde de la locura. ¿Qué fue lo que pasó? Eso lo dejaré para la segunda parte de esta serie, la cual ojalá llegue pronto 😁

Espero que les haya gustado este relato y que dejen sus comentarios para que conversemos sobre esta genial consola llamada Creation 😄 ¡Hasta pronto, nintenderos!

URL corta: http://bit.ly/2gqCxrL  

URL corta copiada al portapapeles, lista para ser compartida 😁

Vale

Serie: Creation: vida y obra de mi consola clónica de NES
« Anterior Siguiente »

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Edwin dice:

    Exlente ´publicacion! la disfrute como muchas otras!!! me encanta leer tus anectodas!!! Saludos!!

  2. Edwin dice:

    Hablando de super Mario 2 Lost levels, lo tuve en cassette (Pirata, logicamente) para 1992; fue para unas vacaciones, una tia me ofrecio regalarme un cassette, estando de compras vi el juego, sencillamente pense que era un “Supermario Bros 1 pirata” algo asi, No sabia que existia el tal “Lost levels” a pesar que coleccionaba la srevistas Club Nintendo (que aun tengo algunas por ahi). El room del Lost levels era ese que en la presentacion aparecia diciendo Super Mario “3” y en la selecion de jugadores aparecia “Rambo” en lugar del nombre de “Mario” como player 1. Años luego preste el cassette y hasta el Sol de hoy no me lo entregaron! Aqui en eeste video aparecen jugando esa misma version pirata! (Tiene subtitulos en español) https://www.youtube.com/watch?v=QYsz3MdzR0c

    • Andalbor dice:

      Jajaja vi el video, muy extraño ese cartucho, nunca lo había visto. Si en las revistas Club Nintendo no se mencionó nunca este juego, probablemente haya sido porque era un título exclusivo de Japón, ya que al resto del mundo le mandaron un Mario 2 “falso”, jajaja 😛

      Ojalá algún día recuperes tu cartucho; sería un bonito reencuentro 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.